domingo, dezembro 06, 2009

A Extrema Brevidade: microrrelatos de uma e duas linhas - David Lagmanovich

In extremis
Logré besarla. Total, era el fin del mundo. – Ignacio Cañas Hernández

El artista
- Lo sentimos, Adolf, pero no tienes bastante talento. - Alejandro Alcalde Vicente

El dinosaurio
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. – Augusto Monterroso

La culta dama
Le pregunté a la culta dama si conocía el cuento de Augusto Monterroso titulado “El dinosaurio”.
—Ah, es una delicia —me respondió—, ya estoy leyéndolo. - Jose de la Colina

Motivo literario
Le escribió tantos versos, cuentos, canciones y hasta novelas que una noche, al buscar con ardor su cuerpo tibio, no encontró más que una hoja de papel entre las sábanas. – Monica Lavin

El emigrante
–¿Olvida usted algo?
–¡Ojalá! - Luis Felipe G. Lomelí

Después de la guerra
El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese instante mismo supo que era inmortal, porque la muerte sólo existe en la mirada del otro. – Alejandro Jodorowski

Calidad y cantidad
No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga. – Alejandro Jodorowski

Misterios del tiempo
Cuando el viajero miró hacia atrás y vio que el camino estaba intacto, se dio cuenta de que sus huellas no lo seguían, sino que lo precedían. – Alejandro Jodorowski

Rosas
Soñabas con rosas envueltas en papel de seda para tus aniversarios de boda, pero él jamás te las dio. Ahora te las lleva todos los domingos al panteón. – Alejandra Basualto

El adivino
En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado… Jorge Luis Borges

Tú y yo
Leímos todo cuanto había sido escrito sobre el amor. Pero cuando nos amamos descubrimos que nada había sido escrito sobre nuestro amor. – Marco Denevi

Don Juan y las mujeres
A ninguna le disgusta tener antecesoras a condición de no tener sucesoras. – Marco Denevi

Preocupación
—No se preocupe. Todo saldrá bien — dijo el Verdugo.
—Eso es lo que me preocupa — respondió el Condenado a muerte. - Orlando Enrique Van Bredam

Desinencia
Cuando estaba escribiendo el cuento más breve de su vida, la muerte escribió otro más breve todavía: ven. – Juanjo Ibañez

El suicida
A la altura del sexto piso se angustió: había dejado el gas abierto. – Jose Maria Peña Vazquez

El hombre invisible
Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello. – Gabriel Jimenez Eman

Justicia
Hoy los maté. Ya estaba harto de que me llamaran asesino. – Jaime Muñoz Vargas

Autobiografía
Fracasé. Soy, como todo el mundo sabe, un perfecto desconocido. – Jaime Muñoz Vargas

Carta del enamorado
Hay novelas que aun sin ser largas no logran comenzar de verdad hasta la página 50 o la 60. A algunas vidas les sucede lo mismo. Por eso no me he matado antes, señor juez. – Juan José Millás

Padre nuestro que estás en el cielo
Mientras el sargento interrogaba a su madre y su hermana, el capitán se llevó al niño, de una mano, a la otra pieza…
- ¿Dónde está tu padre? – preguntó
- Está en el cielo – susurró él.
- ¿Cómo? ¿Ha muerto? – preguntó asombrado el capitán.
- No – dijo el niño -. Todas las noches baja del cielo a comer con nosotros.
El capitán alzó la vista y descubrió la puertecilla que daba al entretecho. - José Leandro Urbina

Link: La extrema brevedad: microrrelatos de una y dos líneas

Um comentário:

DANIEL SÁNCHEZ BONET disse...

maravilloso microrrelatos.
Que buen rato pasé.

Gracias por el post y por fomentar el genero.